Las compresas ecológicas no son para nada un producto nuevo pero aun así muchas personas no saben sobre ellas.
Estas compresas tienen ventajas que no afectaran a tu salud , están libres de químicos, son mas suaves e higiénicas que las compresas desechables, ademas que no producen residuos que pasaran 500 años dañando al medio ambiente y puedes ahorrarte una buena cantidad , ya que en si son mas baratas y no tienes que comprarlas con frecuencia

Según un estudio realizado por Greenpeace en 2005, las compresas desechables son el desecho higiénico sanitario más habitual en el mar después de los bastoncillos de algodón para los oídos. Se estima que el 80 % de la basura marina proviene de basura vertida en la tierra y no en el mar. Las tormentas y las aguas no depuradas (muchas mujeres arrojan la compresa al inodoro) son algunas de las explicaciones que presentan las organizaciones ecologistas para explicar este fenómeno.

El impacto que las compresas de plástico (y el resto de desechos también) tiene sobre la fauna marina es dramático. En diversas investigaciones llevadas a cabo en el mar del Norte se demostró que el 98 % de los mares tienen restos de plástico en sus organismos. Otro ejemplo: las tortugas y otros animales marinos confunden la basura con alimentos lo que les puede ocasionar la muerte.

¿Cómo se limpian las compresas de tela?

Ante todo hay que evitar lavarlas con agua caliente. Lejos de lo que pueda parecer, el agua caliente no solo no ayuda a eliminar las manchas de sangre sino que tiene el efecto contrario: sirve para fijarlas y hacerlas permanentes. Las compresas reutilizables de tela se limpian de la siguiente manera:

  1. Las sumergimos en un cubo de agua fría durante al menos 90 minutos
  2. Se terminan de enjuagar con el grifo si ha quedado algo de sangre
  3. Se recomienda utilizar un jabón ecológico especial para prendas delicadas (para evitar irritaciones en la piel)
  4. Opcionalmente se pueden lavar también en la lavadora
  5. Después las secaremos al aire libre, a pleno sol: los rayos solares directos pueden ser útiles para eliminar bacterias y otros microorganismos.